28 mar. 2020

Día 15



Bueno, hoy comienza un nuevo día, como siempre lleno de nuevos propósitos y de nuevas ideas para llevar a cabo...lo malo es que primero tengo que terminar todo lo que tengo a medias, el traje de flamenca para empezar y para terminar pendientes y complementos que tengo todos los bocetos hechos a la espera del momento para empezar.
Pero viendo a una amiga con su casa llena de pinturas y pinceles...me han entrado ganas de ponerme a pintar y a ensuciarme y meterme en la pintura. Pero lo veo difícil por el momento puesto que todavía no soy capaz ni siquiera de encontrar tiempo para escribir por aquí a diario o hacer un mini dibujo para mi calendario de cuarentena. Me veo pidiéndole una prórroga a Sanchez y que me amplíe la cuarentena que con tantos proyectos que tengo no creo que me de tiempo a llevarlos a cabo.
Bueno... a por ellos voy. 

Día 14



Siempre me ha gustado aprender cosas nuevas, para la informática fui de las primeras de mi grupo de amigas en aventurarme, tuve pronto (creo que pudo ser en 1993 o 94 ) un ordenador (un PC intel 486 creo recordar que se llamaba) aprendí el lenguaje SM-Dos, aprendí gracias a un amigo, Paco Burgos,  que compartía todos sus conocimientos conmigo, aprendí a instalarme juegos desde unas disketeras que yo personalizaba con rotuladores de colores. Tuve mi primer escaner de rodillo nada más salir, era de lo mejorcito que había en el mercado, pudo llegar a mis manos en el 96, recuerdo que el temario de las oposiciones me lo estaba haciendo con el ordenador y cuando conseguí el escaner y empecé a meterle imágenes, yo era “la reina de mambo” de hecho tenía un temario de fabricación propia tan visual que desde una academia se pusieron en contacto conmigo para que prepara oposiciones el año que aprobé. Pero bueno esto es remontarme a un pasado muy lejano, parezco una abuelita... y empecé a contar esto para hacer ver que esta situación actual me ha llevado a ponerme a investigar sobre las distintas plataformas que hay a nuestra disposición para dar las clases online. Y a esto llevo dedicada bastantes horas del día de hoy.
No es solo por trabajo, es porque a mi esto me encanta y además está también el hecho de que me siento responsable de todos esos niños que en su casa tienen que ponerse a estudiar y a hacer tareas sin parar. Yo creo que las clases online, aunque haya cientos de videos grabados en youtube de profesores fantásticos, son más entretenidas y por tanto más fructíferas, porque no se trata sólo de que aprendan y avancen en el temario sino de que también se relacionen y puedan interactuar. Bueno, ya te contaré como me ha ido la investigación.

Día 13




Si ayer fue un día duro... hoy he pasado bastante miedo, me he debatido con mi conciencia largo y tendido, entre el  egoísmo y el altruismo, el deber y el poder, dar y recibir, bondad frente a inconsciencia... y es que mi marido es todas esas cosas buenas, es altruista y buen amigo, es desinteresado y amable con todos da a manos llenas y comparte todo lo que tiene, yo soy mas precavida, previsora y quizás también más egoista.  Normalmente él siempre gana, siempre se da, aunque yo de primeras tire para mí y diga NO, al final damos y compartimos porque yo sé que eso es lo que se debe hacer, o simplemente porque le he ido encontrando el gusto, porque muchas veces se disfruta más cuando lo que se tiene se comparte y eso en gran medida lo he ido descubriendo a su lado.
El problema ha llegado hoy, cuando sin previo aviso, sin haberme consultado ni comentado nada para que yo hubiera ido madurando la idea...de pronto se ha levantado temprano y me ha dicho que se iba al hospital, que tenia que ir a llevarle a nuestro amigo unas cosas que le había dicho su mujer. Primero iba a ir a recogerlas a su casa porque lógicamente ella está en cuarentena y no puede salir. A mi, casi me da un ataque porque yo entiendo que ellos están solos, no tienen aquí familia, y para eso están los amigos, pero es que mi marido tiene un tratamiento con inmunodepresores, es decir, no tiene defensas en su organismo o las tiene al mínimo, además estamos en contacto con mi padre que tiene ya 86 años y mi hijo hace unos meses fue operado de un pulmón porque tuvo un neumotorax. Por todo ello, yo pienso que esta familia debe intentar no exponerse al virus bajo ningún concepto, y por ello llevo 12 días sin salir salvo a lo mejor dos días que he ido a comprar para ver a mi padre y a mi hijo sin acercarme y con todo el cuidado del mundo y ahora de buenas a primeras que mi marido me dijese que se iba al hospital... me ha dejado en shock. 
Por supuesto ha ido.
Yo me he quedado agobiada, desolada, abrumada, el techo me pesaba más que una losa y mi mente se debatía entre lo que es hacer el bien y lo que no. He llegado a la conclusión de que verdaderamente si hace las cosas con cuidado que no lo dudo, no tiene porqué estar expuesto, que más se exponen todas las personas que están trabajando en un hospital que están allí todos los días, que es una necesidad, que es algo que tiene que hacer y que la bondad debe prevalecer. Rezaré para que no se infecte y para que nuestro amigo se cure pronto, es lo que está en mi mano. Los médicos después de pasar horas y horas en un hospital vuelven a sus casas con sus seres queridos, mi marido no es médico, simplemente es una buena persona que ha ido un día y sólo un día con su mascarilla y sus guantes y a hacer un favor. Dios quiera que todo vaya bien. Confío en él. (En Dios también, pero me refería al buen hacer de mi marido ).
Cuando llegó a casa echó toda la ropa a lavar.


De todas formas a mis hermanos no les he dicho nada, no quiero oir lo que piensan y no quiero agobiarlos o asustarlos más de lo que están. Estoy segura que no me leerán, no suelen pasar por aquí.


Día 12


Día 12

Bueno... hoy ha sido un día duro, a uno de mis amigos de toda la vida le ha dado positivo el coronavirus y lo han dejado ingresado en el hospital Virgen del Rocío. Yo espero que se recupere pronto y que pueda salir de allí enseguida, porque entiendo que por una parte los médicos pueden ayudarlo a mejorar pero por otra.... allí va a estar expuesto al virus en mayor cantidad, o como dicen los expertos... allí estará expuesto a mayor carga viral y eso me da miedo. Para colmo sus síntomas no han sido de tos ni nada de eso, sino un fortísimo dolor de cabeza y resulta que también ese es uno de los síntomas de este virus, el problema es que cuando llegó al hospital le hicieron una placa y tiene afectados los pulmones. 
Espero que ahí puedan tratarlo rápidamente para quitarle la neumonía y lo manden de nuevo a casa. Es fuerte, está sano y todavía es joven... 




27 mar. 2020

Día 11


Día 11.
Uff el día de ayer lo dejo en blanco, me limité a trabajar y trabajar, en serio, no me pude sentar ni a comer, desde las 8,30 de la mañana hasta las 12 de la noche sentada delante del ordenador, en serio fue agotador, corregir y corregir, poner notas, hacer medias y terminar un trabajo teórico de cerámica  que terminaba el plazo ese día. Total sin parar.
El domingo hicimos una actividad en familia muy bonita, lo propuso mi amiga Montse. Consistió en hacer un viacrucis en audio, lógicamente sin salir de casa. Cada familia del grupo de amigos hacía una estación, la leíamos y hacíamos una reflexión sobre lo que habíamos leído. La verdad es que yo pensé que iba a ser un rollo y los niños se iban a negar a participar, pero al final echamos un buen rato, tanto al grabarnos que estuvimos un bastante tiempo liados porque cada dos por tres alguien metía la pata, como al reunirnos todos a las 8,30 y ir escuchando cada estación. Fue a través del wassaps y fue muy bonito.


Hoy nada de particular, he ayudado a Jaime  a hacer una tarea,me he subido a tomar el sol a pesar de q esta prohibido, pero en este bloque somos pocos y no se usa la azotea ni para tender. Esta mañana fui a comprar y lo pasé bastante mal. No pienso salir más porque creo que es muy complicado no contagiarse en el super, tienes que tocar tantas cosas... le he llevado la compra a mi padre y lo he visto de lejos. La verdad es que es una pena no poder besarnos ni abrazarnos ni acercarnos siquiera, para q al final nos infectemos simplemente por un plátano de la frutería... ainsss, esto es bastante difícil. No el confinamiento sino el temor al contagio, sobre todo por mi padre y privarnos de su compañía y la de mi hijo, se me hace duro la verdad. 
Bueno, mañana será otro día que todavía quedan unos cuantos.

Día 9


Día 9

“Mis preocupaciones viajan por mi cabeza a su propia voluntad, y es un alivio ponerlas por escrito“.
Pasaje de “La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey.” Mary Ann Shaffer & Annie Barrows.



Efectivamente, esta frase que anoté de un libro que me leí no hace ni un mes, refleja esa necesidad que he tenido siempre de escribir todo aquello que siento o pienso. Escribir consigue que organice mis ideas que afloren mis sentimientos más profundos. Pero ahora es tal la acumulación de acciones insignificantes que me veo obligada a llevar a cabo cada día que no soy capaz más que de escribir y enumerar todo aquello que hago cada día. Por otro lado lo prefiero. No quiero que afloren mis sentimientos ni mis miedos.
Quizás esté bien estar ocupada en tonterías. Me pondré hoy con los trabajos de cerámica, a corregir dibujos y a poner notas en la plataforma educativa. Todo sea por cumplir con mis obligaciones y alejar las nubes de mi mente.






Día 8


Día 8.

Hoy Jaime por primera vez me ha preguntado si quedaba mucho para este incierro. Empieza a cansarse. Me temo que efectivamente queda mucho. Sin embargo las obligaciones son una carga más pesada de lo que esperaba y hay veces que me entran ganas de tirarlo todo por la borda. En cerámica nos han mandado un montón de tareas y para colmo el lunes es el último día para entregarlas. Sin embargo hoy me he llevado toda la mañana hablando con unos amigos que tienen una situación mucho mas complicada que la nuestra.

Otra cosa que me quita el sueño es mi padre, sé que este virus acabaría con él y mi hijo que es el que lo acompaña lo pasaría fatal. No quiero ni imaginar tener que enfrentarnos a su pérdida ahora. No puedo comprender el funcionamiento y la propagación de este virus. Nos piden que nos mantengamos en casa, no porque piensen que así no vamos a infectarnos sino porque si lo vamos pasando poco a poco podrán atendernos en los hospitales.



 No me gusta la idea de que tarde o temprano mi padre lo pasará, espero que esto no sea así o que pueda pasarlo de una forma muy leve. Rezaré por ello.