28 ago. 2011

Tarta de Tiana


Llegó el cumple de Celia y Clara, mis sobrinas y... después de mucho pensar qué hacer y cómo, decidí hacer muchas cosas, ¡ muchísimas! pero... ¡al final...!, siempre hago todo a última hora y no me dió tiempo de todo lo que tenía pensado pero aún así estuvo precioso.
Lo querían de princesas, así es que mi hermana compró el mantel,  las servilletas y las bolsitas de chuches de princesas y yo... pues...¡ hice una tarta espectacular!.
Unas amigas me dijeron, que  tenían una amiga que hacía tartas con muñecas y que ellas se las encargaban para los cumples de sus hijas, que tenía blog y que podia verlas allí. Me quedé pasmada!!! ¡nunca habia visto una tarta así! luego he visto en ïnternet un montón!, pero hasta entonces no había oido hablar de ellas y ¡mira que visito blogs de cocina y repostería!. En fin que decidí intentarlo y... ¡voila!

 La verdad es que tiene muchísimo trabajo pero me ha merecido la pena la verdad. Ahora la miro y me parece alucinante haberla hecho yo.
Hice tres bizcochos del mismo tamaño, porque no tenía diferentes moldes, los abrí a la mitad, los emborraché con leche y "wiski", poquito para no emborrachar también a los niños y los rellené de nata montada coloreada de verde claro con colorante alimentario (yo lo compro en el Corte Inglés, pero por internet lo venden en muchos sitios, una vez compré rojo y negro más densos en Karens Cookies los recibí en su fecha y con unas virutitas de estrellas de nieve muy bonitas de regalo.).
Lo de rellenarlo de nata no fué muy buena idea, primero porque se me cortó la nata dos veces porque por lo visto la nata debe estar fria para montarla y con este calor eso es imposible y además imagino que con mi batidora playera para salir del paso de 600w no sale igual, total que fué un desastre porque al cortar la tarta  ni se veía el color y con el peso la nata prácticamente desapareció de la vista. Creo que se debe rellenar con algo más consistente como nocilla o dulce de leche.

Y por último convertirlo en la falda de Tiana. Lo corté con un cuchillo intentando darle la forma. Después le hice un agujero en el centro para meter la muñeca, ésta la forré de film transparente y por supuesto la vestí con hojitaspor la parte de arriba. Luego lo forré con pasta fondant que compré en el supermercado Morrison de Gibraltar, otras veces la he hecho yo con nubes de azucar, pero quería probar, porque lógicamente es menos trabajo. ¡Maravilloso invento!. Estaba muy buena y facilísimo de usar, igual que una plastilina.
Forré el bizcocho de blanco y luego teñí el resto de verde y fuí cortando hojitas y dibujándole la nervatura, usé hojas de verdad que previamente lavé y al apretarlas sobre la masa creaban el dibujo de la nervatura, algunas las profundicé con la punta de un cuchillo.
La verdad es que las hojitas las hice la noche antes con la ayuda de mi hermana y el montaje del bizcocho lo dejé para el día del cumple, pero casi me pongo a llorar cuando descubrí que las hojitas se habían secado, y eso que las habíamos tapado con film transparente, en fin, que por lo visto hay que taparlas con un paño húmedo ¡qué pena no haberlo sabido antes! en fin que las que pude las utilicé y el resto las deshice, humedecí y volví a darles forma, además que me faltaron un montón y tuve que hacer más, son por lo menos 35 hojas, total lo que dije antes, ¡una trabajera!. Las fuí colocando todas de abajo a arriba y las iba pegando con glasa (1 clara de huevo +250 gr de azucar glass) esta glasa sirve también para pintar adornos.

Por último le fuí colocando una bolita rosa en la punta a cada hojita y le puse el cinturón de perlitas plateadas.

La verdad es que fué un éxito. ¡Todavia no me lo creo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario