3 jun. 2012

Mi stand de cupcakes

Cuando este verano vi que en la tienda Casa vendían unos stand de cupckes como los de los blogs que yo visitaba, decidí que tenían que estar en mi poder, aunque he de reconocer que no sabía hacer cupckes, ¡pero bueno estaba claro que era cuestión de tiempo! la verdad es que había adornado algunas magdalenas y el resultado había sido bonito pero en el cumpleaños de Marita la verdad es que me quedaron regular, le eché la culpa al calor pero no lo tenía claro y no había vuelto a probar.

Primero compré uno, pero ya en Septiembre, llamé y encargué otro porque no hay cosa que me guste más que la simetría en una composición y sobre todo en una mesa de chuches. Y como no se me ocurría que otra cosa iba a poner al otro lado decidí que no podía pasar sin sólo con uno.

Por supuesto, mi marido me dejaba hacer con cara de loco, bueno ¡me dejaba hacer! porque valían poco y ocupaban menos, porque estan plegados y son dos cajas finitas, porque si no.... últimamente me persigue cuando voy de tiendas porque dice que no soy consciente de mis limitaciones de espacio.

Uf!!! el otro día estuvimos en Ikea y me puse nerviosita con tantas cosas preciosas por todas partes, sobre todo en la cocina, ¡lo quería todo! la vajilla cuadrada y él, Marita que no cabe en el escurreplatos... ¿qué vas a hacer tirar la que tienes?, la vajilla rosa de flores, ¿la habeis visto? ¡ainsss es que es monísima!, quizás un poco cursi pero... monísima, con rositas y a juego desde el salvamanteles hasta las servilletas de papel ay!!! yo la quiero!! y mi marido ¡Marita reacciona que en casa hay tres niños! ¿cuando vas a sacar la vajilla cuando vengan los amigos? ¿dónde la vas a meter? uf!!! no puedo!!! hay que ver eh?

 ¡yo me quiero independizar! se lo dije así! me quiero independizar, quiero un pisito monísimo con todas estas cucadas y que nadie me ponga en mi sitio con el espacio y todas esas tonterías! pero ¡claro! va a ser que no! que tengo una familia y no cabemos que si no....!!!

En fin! pues el caso es que con el tema de los stand de cupcakes no me puso mucha pega, (creo que no vino ese día) y... ahí estaban metidos en sus cajitas esperando el gran día! ¡la comunión de Emilio! meses de espera en esas baldas del local y a un día de la comunión... más bien a unas horas porque a las 11 de la noche todavía no los había mirado, de pronto!!!  los desembalé y... ¿ahora qué hago? con todo lo que me quedaba por hacer y sin haber ensayado! había comprado todos los ingredientes pero no había hecho nada. Me puse a pensar y decidí que era imposible hacerlos pero como los tenía que usar se me ocurrió hacer algo que podriamos denominar.. "tecnica mixta" por un lado, pensé que iba a ser un poco dificil transportarlos porque la crema no queda dura y no se me ocurría la manera de llevarlos y que no se volcaran, por lo que decidí cubrirlos con la glasa de las galletas, se le puede dar color y endurece.

Y por supuesto de hacerlos "ni mijita" por lo que hice lo siguiente:

Cogí magadalenas de las de toda la vida, las corté con un cuchillo y las rellené de nocilla, unos de nocilla blanca y otros de nocilla negra. Cogí una jeringuilla (la del Dalcy) y la fuí llenando de una mezcla de leche con colacao y wisky, y fuí pinchando las magdalenas por varios sitios para que estuvieran más sabrosas, por último les dí un baño de glasa, unas azules y otras blancas.

La verdad es que quedaron muy bien allí, sobre aquellos bonitos stands que había comprado  que por poco se quedan sin trabajo, pero no! lucieron en todo su esplendor mis magdalenas tuneadas. Eso no quiere decir que no vaya a seguir practicando con los cupckes. ¡lo tengo que conseguir! y creo que va a ser dentro de poco porque el cumpleaños de Jaime no lo pude celebrar porque estaba muy próximo a la Comunión de Emilio y como el de Marita viene ya.... ¡y sobre todo!... compré en Ikea unos vasitos platos y servilletas desechables de florecitas tipo liberty que tengo que darles uso YA (lo pude comprar porque eran desechables que si no Curro no me deja que me tiene agobiadita con el espacio)


Me pude tomar uno de ellos acompañado de un Bailey. ¡Un lujo!

Ah! al ver la foto me he acordado de una cosa! si no quereis que al vestirlos, es decir al ponerles la capsula bonita sobre la que traen blancucha, no se vea superpuesto, se me ocurrió cogerlos con una gomita de esas pequeñitas que se usan para las mini trencitas de las niñas. Son casi invibles y quedaban perfectos, bueno alguno se quedó un poco torcido pero bueno sería también del viaje que fueron todos apelotonados en una caja. ¡Bastante que no se deformaron ni rompieron!

 En fin que seguro que para el cumple consigo hacer unos bonitos cupcakes para mi stand recien estrenado.

2 comentarios:

  1. ME ENCANTAN LAS COSAS QUE HACES Y LO FÁCIL QUE PARECE TODO CUANDO LO EXPLICAS TÚ...DAN GANAS DE PONERSE A ELLO (AUNQUE ME TEMO QUE EL RESULTADO EN MI CASO NO SERÍA TAN ESPECTACULAR). VOY A VER SI ENCUENTRO ESTOS STANDS Y LE DOY UNA SORPRESA A MI HIJO NICOLÁS POR SU CUMPLEAÑOS. GRACIAS POR TODAS ESTAS COSAS QUE COMPARTES CON TODOS. DESDE LUEGO QUE CONMIGO HAS GANADO UNA SEGUIDORA.

    ResponderEliminar
  2. Hola! gracias por tu comentario, suelo responderlos todos y no sé cómo se me pasó el tuyo. Muchas gracias y ¡feliz año! ¡más vale tarde que nunca!

    ResponderEliminar