19 dic. 2011

Casitas de galletas de jengibre


Me encanta esta tradición del Norte de Europa de las casitas de galletas, a lo largo de estos últimos años que me ha dado por la repostería he ido recopilando distintas y variadas formas de casitas que quería llevar algún día a la práctica. El año pasado por fin lo conseguimos y los niños y yo hicimos una casita digna de una foto, una pena porque si la hicimos pero no tengo ni idea de donde se encuentra de este extenso disco duro del ordenador.

Así es que no me puedo lucir y me tendré que conformar con poneros todas aquellas que me inspiraron, esperando que tambien os inspiren a vosotras. Os aseguro que no es dificil y que se pasan una o dos tardes fantásticas con los niños, más el día de la destrucción que se disfruta aún más.

  
 


No son difíciles de montar, de hecho venden lo que es la galleta con forma y todo en Ikea, y sino, también sirven las normales, se pegan con azucar derretida al fuego con un poco de agua (caramelo) hay que hacerlo rápido y con mucho cuidado porque el caramelo quema una barbaridad. Y luego... dejar volar la imaginación con diferentes decoraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario